Coca, bailes, petardos, música, hogueras fast food y helados

23 06 2017 Infància/Infáncia CRAE Casa Solaz CRAE Caritat CRAE Complex Maricel Llar de Pau Residència Betània

La verbena de San Juan es una fiesta que se celebra en Cataluña de maneras muy diferentes. El motivo es el solsticio de verano que coincide con el día de san Juan Bautista. Existen elementos y costumbres simbólicos como las hogueras, las canciones, los bailes. Algunas de las obras de la acción social de las Hijas de la Caridad explican cómo han pasado el 23 de junio.

El CRAE Complex Maricel relata que todos: niños, niñas, educadores e hijas de la caridad han disfrutado de la fiesta. “Después de cenar en la terraza, se ha bajado por la ribera del pueblo hasta la playa de Arenys de Mar para ver llegar la llama del Canigó y las hogueras encendidas. Luego, el grupo ha vuelto al centro donde hemos preparado unas mesas al aire libre, se ha repartido coca, bebidas y helados. Hemos seguido en la plaza donde los educadores han tirado petardos. Pasada la media noche, hemos vuelto a los hogares dando por finalizada la verbena”, explica Núria Jaumandreu, directora del centro.

Desde el CRAE La Caritat, en Girona, Pep García, educador, dice que los niños y niñas han salido a la calle acompañados por una educadora de noche, “han dado una vuelta por la ciudad y han tirado petardos.” Otros niños han podido ir a celebrarlo con sus familias. Lo mismo ha pasado con las mujeres que se acompañan desde Àgora, “todas han podido ir a celebrar este día festivo a sus casas.”, afirma Ilu Moreno, educadora del centro.  

En el Barrio de la Barceloneta, donde se encuentra ubicada la Obra Social de Santa Lluïsa de Marillac, describen que han podido dormir poco dada la juerga en la playa. Ellos lo han celebrado de forma más tranquila, han comido coca después de cenar. La coca tampoco ha faltado en la Residencia Betània donde se ha bailado y recitado poesía, todo amenizado por fisioterapeutas, gerocultoras e Hijas de la Caridad.

En el CRAE de Casa Solaz, los niños han podido pedir su cena preferida: patatas bravas, hamburguesas, frankfurts… un surtido de comida fast food que se reserva sólo para esta ocasión. De postre también han tenido coca, y después han continuado la fiesta en el parque del barrio con petardos y cohetes.

En Llar de Pau “el ambiente ha sido muy bueno gracias a la buena colaboración de todos… cada uno ha puesto un poco de su parte y así, todas las chicas y madres del piso puente con los niños han bailado, disfrutado de la música, y tirado petardos”, afirma Belén Mateo, educadora.

Documents adjunts